lunes, 23 de mayo de 2016

Reflexiones...


La elitización política es corrosiva...y el riesgo de padecerla en Podemos es constante.

Como he venido repitiendo en artículos anteriores, el riesgo de "elitización política" , ha dejado de ser un riesgo, para convertirse en un hecho constatable. La inexistencia de una estructura de círculos consolidada, de una base social  hacen que no haya resistencia ni oposición a las decisiones que desde las "cúpulas " se impongan y éstas casi siempre son en función de correlaciones de fuerzas internas. Las decisiones de las propuestas de listas, de candidatos, etc., debieran ser de los territorios. Esta es la lógica política, pero si los territorios no crecen, no hay estructuras estables...los candidatos, las gestoras...vendrán de fuera no para abordar la situación de nuestra tierra, sino para ocupar espacios de poder, de tal o cual estrategia.
           Podemos Jaén , debe rectificar esta tendencia, a partir de un proceso organizativo "de implantación territorial". Un proceso de crecimiento cualitativa y cuantitativamente, sopena de convertirnos en un aparato con simpatizantes o votantes (mas de lo mismo) que no puede ser fiscalizado por nadie, modelo que no es la apuesta inicial de nuestro partido y que se distancia notoriamente de los "lazos" que mantenemos con la forma de pensar del movimiento 15M, del que considero somos herederos y el cual hizo una llamada a trabajar en los barrios.
Los territorios, llámense barrios, como pequeñas poblaciones, son fundamentalmente los que sostienen la resistencia del bipartidismo en la actualidad. Es decir, es en estos escenarios donde las fuerzas tradicionales mantienen el mayor número de apoyos y es , por esta lógica, ahí donde debemos ganar la batalla ideológica. que sume para nuestro proyecto global de cambio político y social. 
Desde distintos puntos de vista, ya bien por contrarrestar un proceso de "elitización política", como por la necesidad de cambiar el signo de los territorios que apoyan a PSOE y PP, la "implantación territorial es, el camino a seguir.
             Definir nuestra acción política en sedes y escenarios de "los centros" , no son sino un modelo de funcionamiento de "resistencia" instalado en toda la transición, que ha dejado de tener actualidad y que es una muestra de debilidad estructural en la presencia política y social de los territorios. 
Mi propuesta es, que debemos comenzar a entender los barrios como parte de nuestra acción política cotidiana. La convocatoria de concentraciones, manifestaciones,etc., debieran cambiar de escenarios. Debieran  descentralizarse y ajustarse a las necesidades de territorios concretos. En este contexto implicaríamos a los sectores populares en cuestiones que afectan a su cotidianidad, posibilitando su incorporación a muestras asambleas, contagiando a partir de nuestras propuestas y poniendo encima de la mesa el debate ideológico del cambio.
Mantener el centralismo es seguir en una "resistencia" imaginaria en la que ya no nos encontramos. Hoy el camino es para mi, la apuesta por una ofensiva organizativa hacia los sectores populares de nuestras ciudad.  La creación de círculos Podemos en la mayoría de los barrios que aborden políticas para paliar la crisis y a la vez crezcan, para hacer mas grande, mas participativo y creíble un partido que impulsa el cambio. Un cambio que reclama la mayoría de nuestro país.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario