jueves, 7 de julio de 2016

La volatilidad del voto...

Últimamente leo algunos análisis, leo algunas valoraciones que me dejan perplejo. En los sondeos electorales se dice que miles, millones de personas cambian de voto a última hora o tenían que pensado votar a uno y votan al contrario, etc. Esto es, se generaliza y se normaliza algo que a mi me parece alarmante: La volatilidad del voto.
Si se normaliza el poder deslizarse por el arco ideológico de una punta a otra sin ningún remordimiento o pudor, es que posiblemente nos encontremos ante el final de las ideologías.
 ¿Pero esto es saludable? Desde mi modesta opinión para nada. 
Si convertimos a las opciones electorales en piezas de un escaparate y las colocamos bajo la dictadura del "cada cual tiene sus gustos", creo que flaco favor habremos hecho a nuestro pueblo y a nuestro futuro. Los partidos nos pueden hacer lo que las multinacionales del comercio. No pueden ser los agentes elegidos para dirigirnos como país y que acaben ofreciendo cosas guiados por el capricho de determinados sectores. Acaben consultándonos que deben hacer para que mas gente los vote.
A mi me gusta poner un símil con el cual me identifico. Ese comportamiento de los partidos se asemeja al de un artista de mercado. Es decir, no innova, no crea, no propone otro escenario distinto y mas profundo, no se esfuerza buscando mejores políticas, sino que se limita a contentar a sus fans porque ello le llena los bolsillos y le mantiene el status. 
Los partidos deben innovar, proponer nuevos escenarios, inventar nuevas formas, en definitiva tratar de dirigir a los pueblos por caminos de paz, de libertad, de cultura. Deben arriesgar en sus propuestas y no dedicarse a complacer y atender los caprichos de los sectores que les aumentan el número de votos, con el objetivo de perpetuarse, porque esto es una indecente comercialización del arco parlamentario.
Si se generaliza la "volatilidad del voto", impulsada por los propios partidos...¿ a que modelo de partidos nos conduce esto? ¿ Como podemos llamar a esto representatividad?
Si estamos ante el fin de las ideologías, entonces estamos ante la ley del mas fuerte. Y los mas fuertes siempre serán los poderosos de la acumulación. Las ideologías no son dogmas establecidos al antojo de algunos iluminados. Para mi recogen las diferencias morales entre el "caminemos como pueblo" y el "sálvese quien pueda". 
No seré yo el que abogue por el abandono ideológico sino el que exija mas trabajo y mas coherencia representativa a los partidos políticos de mi país.

Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario