miércoles, 4 de enero de 2017

Recuperación del bipartidismo?

El PSOE ha elegido al PP como tabla de salvación para intentar recuperar el escenario bipartidista del cual han disfrutado toda la transición de manera cómoda. La inexistencia de una izquierda acertada en cuanto a su análisis social y su influencia les ha permitido campar a sus anchas. Este partido  ha optado por esa vía también como elemento de recuperación interna pero que a mi juicio lo que va a producir es mas fractura. Entiendo que si las dos posiciones enfrentadas en este partido se debaten entre el apoyo al PP o no, será previsible que los recientes acuerdos del PSOE y PP en distintas materias, no hagan sino profundizar aún mas en esa misma fractura. 
Ciudadanos se ha convertido en el "tragalotodo" del cuento y ha pasado de las advertencias al PP a una comprensión que huele a "podrido". A mi juicio, este partido se queda sin sitio en el espectro político porque ya no sirve nadie y el papel para el que nació ya lo cumplió perfectamente: impedir la posible alianza Podemos y un Psoe renovado. Irá perdiendo fuelle porque no es un partido que se haya ni piense en estructurarse. En dotarse de una base social lo mas estable posible.
Si nos fijamos bien este escenario actual, es propicio para el crecimiento cualitativo y cuantitativo de nuestro partido pero nada mas lejos de la realidad. Las distintas disputas personales o de intereses de corrientes ha desviado el objetivo fundamental de nuestro proyecto que era sumar mas espacios sociales, crecer en influencia para derrotar las políticas de empobrecimiento y nos ha conducido a todo lo contrario, a la profundización del desanimo y la pérdida de credibilidad de unos dirigentes que han demostrado con creces su doctorado en "estúpida irresponsabilidad".
Una vez mas se ha vuelto la tortilla con políticas de iluminados y lo que era un espacio abierto de suma de sensibilidades creciente se esta convirtiendo en un partido jerarquizado, de acólitos de tal o cual apellido de dirigente y todos se piensan con la razón absoluta. Pablo ya ha perdido el poder en el partido y esto se puede ver en una suma aritmética. Solo aventajo en dos puntos a Errejón, con el apoyo anticapitalista, pero,  ¿y si estos deciden no apoyar sus tesis en  la II Asamblea Estatal? Tendríamos un enfrentamiento aun mas agudizado si cabe. Incierto futuro inmediato.
Para mi, la política de corrientes en el interior de Podemos, es la demostración del fracaso de un proyecto popular y transversal. Que si bien sirve a una izquierda casi testimonial heredada de la transición para paliar su arteriosclerosis múltiple, esta dejando de servir para la transformación esperada por millones de españoles que confiaron en nosotros como herramienta para cambiar sus vidas.
Podemos nunca ha sido Pablo o Iñigo o Echenique o Teresa esto sería muy mediocre. Monedero no acierta ni de lejos... 
Podemos es el resultado del espacio de cambio que nos propuso un movimiento llamado 15M y que en la actualidad no creo este muy contento con lo que observa. Podemos es un proyecto de cambio y no el cortijo  de las élites "intelectualoides antojadas"...que pudieran estar haciendo perdamos oportunidades históricas que no sabemos el tiempo que pueden tardar en repetirse.
Un saludo
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario