martes, 25 de abril de 2017

TRIPARTITO ATRINCHERADO ANTE LA OFENSIVA DE LOS JUECES Y PODEMOS CONTRA LA CORRUPCIÓN.


Durante toda la transición, los herederos del franquismo junto a los señoritos del PSOE han mantenido un control sobre la judicatura de manera muy efectiva ya que  no hemos presenciado ningún episodio notorio de procesos judiciales contra la corrupción en ese, período histórico. Pensar que no existía entonces un solo corrupto no tiene viso de realidad, mas cuando se están destapando tramas con connivencias de largo alcance que no se han podido construir en dos días y que tienen su origen en la transición española.


 
En la actualidad, el intento tanto del PP como del PSOE de controlar a los jueces para frenar sus procesos de corrupción se hace mas visible si cabe, porque éstos salen a la luz de modo cotidiano y en un caso erosionan al PP y en otro no permiten que el PSOE se serene y busque la unidad ante la fractura que se les avecina en un congreso que se prevee con mucha tensión. Crispación, a mi juicio, generada por la propia inercia de regeneración interna que vive ese partido, donde "dinosaurios políticos como González" pretenden mantener intacta su influencia. Este señor que defienden con uñas y dientes (sus barones) mientras se pasea con su yate y se broncea junto a algún corrupto internacional sin reparo alguno y se convierte en un ejemplo para explicar el funcionamiento de las indignas "puertas giratorias".
El ministro de justicia, ese que se apunta a cualquier fiesta que celebre un "corrupto". El mismo que envía mensajes a  Ignacio Gonzalez deseándole "se cierren pronto sus "lios" cuando ya estaba imputado en noviembre de 2016, imita a su jefe Rajoy en aquellos mensajes de apoyo a "Bárcenas" sin ningún tipo de reparo y con una desfachatez casi insultante. 


Igualmente Susana Díaz hace lo propio ante los casos de corrupción de los ERES donde juega a proteger a varios dirigentes de peso y trayectoria en Andalucía ( Chaves y Griñan) están inmersos en graves procesos judiciales. Y si con estas actitudes del bipartidismo en toda la transición no tuviéramos bastante, ahora se les suman los "naranjitos" que anda "regenerando el país sosteniendo a los corruptos"...no se rían, lo dicen en serio (jajaja).  Es decir, ya tenemos al tripartito atrincherado, intentando frenar los esfuerzos de los jueces y de nuestro partido (tramabús, comisiones de investigación, acusaciones populares, etc.) por limpiar un país que han convertido en el estercolero de sus miserias y al que pretenden dejar oliendo a podrido por mucho tiempo.
"Dios los cría y ellos se juntan". Y después se atrincheran. Intentan quitar o poner jueces favorables a sus procesos delincuentes y no dudan en recurrir a cualquier instancia que les ayude a eludir la justicia. Este es el tripartido que pretende dirigir este país, que pretende aislar a Podemos y sacar de la judicatura a los jueces "incómodos" que pongan en peligro sus "fraudulentos negocios".
Este es el modelo que heredamos de la transición del 78 y que hoy por ser nociva para nuestra salud democrática debemos sustituir.
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario