martes, 18 de julio de 2017

SANCHEZ INTENTA RECUPERAR SU PARTIDO OCUPANDO EL ESPACIO DE PODEMOS.

Es obvio que Sánchez y Rivera se encuentran cómodos juntos.

Tenemos indicios aparentes de que algo ha cambiado en el interior del partido de Sanchez, tras su victoria en las primarias. Y no solo en el plano de la regeneración (que se ha de producir de modo mas visiblemente a partir de la finalización de los distintos congresos autonómicos que estarán celebrando en estos meses) sino en el plano mas político y mediático.


El elemento fundamental por el que se produjo la victoria de la nueva dirección del PSOE, era el necesario giro a la izquierda que posibilitara junto a las fuerzas del cambio la derrota y salida del PP del gobierno en las urnas. Pero, ¿se ha producido o se va a producir ese giro a la izquierda?. 
No. Desde mi punto de vista, lo que observo es un PSOE replanteándose su nuevo papel en el escenario político y cuyo objetivo no es una política de unidad alternativa para desbancar a Rajoy, sino que lo que está desarrollando es una estrategia de intento de sustitución paulatina de Podemos, ocupando el espacio político de éste para recuperar su propio partido. 
Lo que no se puede obviar es el actual PSOE forma parte de un bloque constitucionalista junto al PP y Cs, que ha permitido con su diputado de Nueva Canarias la aprobación del techo de gasto propuesto por el PP, que ha insistido e insiste en incorporar a Rivera a un acuerdo con Podemos (a sabiendas que esto desde la perspectiva de Iglesias no es posible) y algunos otros elementos mas que nos dan la "cal y la arena" de una táctica de indefinición que practica el nuevo PSOE con mucha frecuencia.
Ahora y de modo un tanto sorprendente, los que un día fueron el sostén del "susanismo golpista", lanzan al partido morado unas propuestas de gobierno en Castilla La Mancha, que se concretan en una vicepresidencia y una consejería. Esto igualmente se reproduce en Aragón y en otros lugares del país. ¿ A que juega este nuevo PSOE?.
Desde mi punto de vista, el gusto de Pedro Sanchez por el centro y el modelo tripartito no es nuevo y ya tuvo cierta disposición al mismo en el pasado reciente. Pero para poder regresar al papel de partido de la alternancia o el bipartidismo necesita crecer a costa del partido de Iglesias. Necesita recuperar la influencia de antaño para volver a cumplir un papel de primera linea en la política parlamentaria de este país. Por lo tanto, yo no creo que el interés honesto del PSOE sea producir  una transformación del país como plantean las fuerzas del cambio, sino mas bien sería el de recuperar su partido, aparentando un giro a la izquierda para calmar la inquietud de las bases del "no es no" y poder volver a ejercer un papel de alternancia de poder.
Pero, ¿ Podemos está al margen de este posible argumento?. No, la fuerza morada sabe de las pretensiones del nuevo PSOE y va a saber responder en su justa medida estratégica, a este movimiento de Pedro Sánchez...pero esto ya es argumento de otro artículo.
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario