martes, 1 de agosto de 2017

DÍAZ LEVANTA EL HACHA DE GUERRA ANDALUZA.

El congreso andaluz visualiza un fuerte enfrentamiento interno en el PSOE.

Estaba claro que el momento elegido por Susana Díaz para pasar la factura de su derrota en las primarias era el congreso andaluz recién celebrado. Este escenario ha dejado ver que el llamado nuevo PSOE, continúa mas dividido que nunca y que la regeneración esta lejos de producirse en todo el territorio español. 


El conflicto aparente, viene de la mano de la definición de España. Los términos "nación de naciones" o "plurinacionallidad"  aunque usado por distintos socialistas de relieve y en distintas épocas, es intragable para el socialismo que representa la presidenta andaluza. 
Desde mi punto de vista, no son tanto definiciones ideológicas sino que lo que hay de fondo es una pelea de egos que viene de lejos y que promete dejarnos numerosos capítulos con grandes titulares. No podemos olvidar que este conflicto interno del PSOE se inicia con el diseño de un golpe de estado hacia Sanchez desde Andalucía, que acabo imponiendo una gestora (de susanistas) cuya única pretensión era desalojarlo y preparar el ascenso de la llamada "diosa del socialismo" en el siguiente congreso. 
La movilización de las bases frustró esta estrategia de derribo y el resultado final para todos es conocido, pero esto al parecer, era solo el comienzo de un episodio que escribirá muchas páginas.
El congreso andaluz viene a revelar que este territorio es el elegido por toda la disidencia que encabezada por González, Guerra, Griñan, Cháves y algún otro se atrincheran entorno a Díaz para no hacer posible que la regeneración política socialista alcance a Andalucía.


Ha sido esta federación la mas dura con el posible acercamiento a Podemos desde el nuevo PSOE. Ha sido y sigue siendo Susana Díaz la dirigente socialista mas reaccionaria y cruel a la hora de definir al partido morado y sus acciones políticas. Ha sido también quien ha apostado por Ciudadanos y el PP en el llamado tripartito como socios para las políticas institucionales y la formación de gobierno y esto, la visualiza como la actual derecha del PSOE.
A pesar de las buenas palabras hacia ella de Sánchez, Díaz no parece haber entendido la regeneración, ni el cambio de políticas, ni los resultados del congreso federal, ni que perdió la secretaría general en unas primarias y anda dando cobijo a todos los disidentes, como ha demostrado en el congreso andaluz recién finalizado y levantando el "hacha de la venganza" declara una guerra a las resoluciones del comité federal de su partido que son de obligado cumplimiento..
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario