viernes, 6 de octubre de 2017

HISTÓRICOS SOCIALISTAS A POR LA CABEZA DE PEDRO SANCHEZ.

Los mismos que apostaron por Susana hoy, bajo el argumento del independentismo atacan a Sánchez de forma organizada.

Era mas que previsible, que cualquier detonante político nos permitiría ver la verdadera realidad interna del PSOE, que se configura después de las primarias que coronaron a Sánchez. Desde mi punto de vista, hay una estrategia definida para debilitar y acosar al actual secretario general y a su nuevo equipo, que trata de desprestigiarlo y encorsetarlo en la política del pasado socialista. 

Nada mas hay que observar, las distintas posiciones al respecto del problema catalán que escalonadamente están realizando distintos barones históricos y también algunos que aún permanecen al frente de sus federaciones como Susana Díaz o el presidente extremeño Fernandez Vara.
Queda claro, que estas insalvables diferencias políticas tan extremas (Alfonso Guerra solicita el ejercito en Cataluña mientras Sanchez se apunta al diálogo), no son conjugables dentro de un mismo partido sin que este se presuponga roto por la mitad.
Sánchez se equivoco en su victoria en las primarias, tomando las opción de la integración de los que no le quieren, porque lo único que hacia no era "coser" el partido, sino garantizarse la disidencia organizada y fuerte, esperándole con la escopeta cargada detrás de cualquier posición política.
Susana Díaz acuerda con PP y CS enviando un claro mensaje a la nueva dirección de su partido.
Seguidamente aparece Alfonso Guerra y pide como antes dije, la intervención no solo de las fuerzas del orden sino del propio ejército (o sea un enfrentamiento civil), después  el turno de González abogando por la unidad de españa sin diálogo,  ahora Almunia, Bono, Leguina y algunos mas, los  que han enviado una carta a Sánchez para hacerle entrar en la razón de que la apuesta que el partido debe adoptar es la aplicación contundente del 155 de la constitución para restituir un orden constitucional pero sin pronunciarse nunca sobre el dialogo al respecto de una constitución que ya no representa la realidad de país que somos y la posibilidad de superarla en su modelo de estado.
El ataque a Pedro Sánchez esta servido encima de la mesa y como saque los pies del plato del que han comido esos barones van a ir directamente a morder su yugular.
Los coletazos de la constitución del 78 dejan asomar sus garras sobre la actualidad de nuestro país. Esa constitución que ha permitido que un partido de corte netamente franquista, que no duda en facilitar la exaltación gloriosa de esa época negra de nuestro país, que no apostó nunca por la ley de memoria histórica, que es el mas corrupto de la historia de la democracia en Europa, ande gobernando nuestra tierra. 

Ahora se percibe mas claro que nunca, que la derecha franquista pactó el bipartidismo con el PSOE a espaldas de los ciudadanos y sus propios militantes. Que abandono el marxismo en Suresnes como exigencia de la reacción y que esa alternancia que duro largos años era mas fruto de las coincidencias entre los dos partidos, que de las diferencias programáticas,  sino es imposible tanta coincidencia de los históricos del con el corrupto PP.
Un saludo.

2 comentarios:

  1. En realidad, debo comenzar citando que esos no son históricos, es demasiado nombre para designarlos, son una historieta prehistórica.. ja ja ja ja ja Ese partido el PSOE no tiene manera de componerse, todo lo hacen a trastienda, lo que implica un desmesurado miedo a incorporar a la gente, a su militancia en la toma de decisiones, ya que ésta cuerda de vejetez, anquilosados y ruinosos mentales, los consabidos "barones" ni tampoco el que pareció iba a ser una verdadera renovación transformadora, pues en eso si coinciden, no creen en la masificación del concepto de la política y prefieren seguir dando pujas melodramáticos hacia lo interno de su partido, que dejar que sean las bases militantes quienes opinen, y sobre todo decidan. ¿No se entiende ese miedo?

    ResponderEliminar
  2. Efren, eso viene marcando el artículo. De un lado que el supuesto proceso de regeneración que encabezaba Sánchez no se impuso en las primarias sino que "se aplazo la guerra", que aquello de la vía integradora de la disidencia era una quimera que acabaría pasándole factura al "nuevo" PSOE y que lejos de salir de ese proceso como un partido fuerte unido y con un giro a la izquierda, se le observa como un partido indefinido y con muchos frentes abiertos que esperan con las escopetas cargadas...
    Un saludo Efren

    ResponderEliminar