martes, 31 de octubre de 2017

LA DERECHA NACIONAL, SE CENTRA EN ATACAR A PODEMOS.

La casta no quiere a Podemos en el arco parlamentario. Imagen archivo.

Ya frenaron los intentos independentistas y en plena efervescencia se plantean su siguiente objetivo: PODEMOS.
El intento de restauración del régimen del 78 que configuran PP, PSOE y Cs ya ha acabado con el derecho a decidir en Catalunya mezclandolo con el independentismo y visto que ha conseguido engañar a una gran parte de la población ahora intentará aislar y desacreditar a PODEMOS que es el único escollo que les estorba en el camino para que el neoliberalismo pueda regenerarse y recomponerse en nuestro estado.



Detrás de toda la parafernalia vestida de constitucionalismo, se encuentra un nacionalismo español encarnado por Gonzalez y Rajoy, cuya máxima pretensión es seguir manteniendo los privilegios actuales en forma de "puertas giratorias", de alternancia artificial y de control de la justicia ante la corrupción que los invade y los sitúa en el "ojo del huracán".
Está siendo complejo para Iglesias mantener una posición digna de diálogo y respeto hacia  mas de dos millones y medio de catalanes, que salieron a votar en un contexto bastante agresivo  y a la vez que la propaganda del sistema no intente confundirlo con el independentismo, a pesar de que ha explicado por activa y pasiva la posición de PODEMOS.
Ayer fue Errejón, hoy es Bescansa, lo que está meridianamente claro es que el partido morado tiene múltiples enemigos que no desaprovechan la menor oportunidad para lanzarse a su yugular con la intención de hacer verdadero daño político. PODEMOS les estorba.
Cualquier atisbo de disensión interna, va a amplificarse porque hay un diseño estratégico y común al tripartito nacionalista español, para que ello suceda, para aislar a las fuerzas del cambio.
Es absolutamente normal, que en un contexto de crispación alimentado por el propio estado y la derecha catalana con objetivos comunes (no podemos olvidar que el nacionalismo catalán ha sujetado los distintos gobiernos de la derecha oligárquica española durante décadas), las encuestas que en muchos casos, son conniventes con ese "poder a la sombra" intenten que penetre en los ciudadanos la percepción de que PODEMOS es un partido de corte independentista que intenta romper España.
Pero estos ataques de las viejas glorias, de la derecha reaccionaria y el IBEX35, despechadas por su caducidad contra los morados, solo tienen eco en escenarios  excepcionales como el que se nos ha presentado en Catalunya. Debemos esperar un poquito para que la realidad de la corrupción y de las necesidades sociales, de los recortes públicos y un largo etc., impongan su cotidianidad y vuelvan a marcar el pulso político en el país.


Unidad en torno al proyecto de cambio, discreción para no dar "armas" a un enemigo que espera con la "escopeta cargada" detrás de cualquier declaración, detrás de cualquier disidencia, un enemigo que se prepara para atacar al corazón del cambio necesario y justo que merecen los españoles, esa es la clave ahora para el partido de Iglesias. 
Las banderas no dan de comer, los desfiles no solucionan el paro, los 155 no ayudan a las familias, las fuerzas de seguridad no solucionaran los recortes, ni los " a por ellos", van a solucionar  que miles de  empresas siguen cerrando... la identidad, no va a taponar la injusticia social.
Unidad y tranquilidad...que todo volverá a su sitio.
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario