lunes, 9 de octubre de 2017

(Última hora Valencia)LA ULTRADERECHA CRECE CON EL INMOVILISMO DEL GOBIERNO.

Ultraderechistas hace un rato en Valencia golpeando a ciudadanos que se manifestaban por la paz y el diálogo.

Era previsible que al calor de los acontecimientos y en torno a un inmovilismo que nos recuerda a la España Una, Grande y Libre que práctica el gobierno aparecieran los sectores deseosos de imponer y doblegar por la fuerza bruta a los catalanes independentistas y a todo el que hable de democracia y diálogo.


En Valencia, han confluido dos movilizaciones una por la paz y el diálogo perfectamente solicitada y legalizada como otros 9 de Octubre y otra ilegal y que lo único que pretendía era agredir a quien no piense o se doblegue a sus imposiciones.
Un gobierno que apuesta todas sus cartas a la utilización de las fuerzas de seguridad y quien sabe si al al propio ejercito para resolver un problema de naturaleza política lo único que provoca es la polarización social del conflicto que conlleva un crecimiento de las posiciones mas radicalizadas sobre todo en el halo de la ultraderecha franquista.
Esto que hoy vemos en Valencia, podría extenderse al conjunto de nuestro país porque las posiciones están diferenciadas y con un eco social de gran dimensión. Los que apostamos por la paz y el diálogo que usamos las calles de modo pacífico para que los políticos tomen nota de nuestras reivindicaciones y los que organizados y con estrategias premeditadas revientan movilizaciones pacíficas y agreden a ciudadanos que ejercen sus derechos.


Algunos herederos del franquismo y sus formas como el impresentable Casado, amenazan (envalentonados por esta corriente ultra) equiparando lo que le sucedió a Companys (que fue ejecutado por defender la independencia) con lo que podría pasarle a Puigdemont. Que gran altura política y que gran talante el de este cachorro de Rajoy.
Veremos mas episodios como el acaecido hoy en Valencia, podría tocarnos a cualquiera de nosotros y en cualquier sitio porque la ultraderecha fascista se ha envalentonado.
Un saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario